NMCS (No Más Colillas en el Suelo) consiste en recoger colillas del suelo en grupo en un lugar.

Esta gran iniciativa nació de la mano de Miquel Garau. Miquel se encontraba conduciendo en moto por las calles de Barcelona cuando de repente un conductor tiró la colilla por la ventanilla del coche impactando sobre la visera de su casco. Tras la indignación, Miquel llegó a casa y creó la página en Facebook  No Más Colillas en el Suelo. 

A los siete meses de crear la página Miguel salió a recoger colillas por las calles de Barcelona, armado con unos guantes y una garrafa de agua vacía de 5 litros para llenarla de colillas. A la semana volvió a salir con una camiseta negra con el mensaje “No más colillas en el suelo” y pronto se dio cuenta del impacto que provocaba en las personas que le veían.

Empezó a compartir sus salidas a recoger colillas en las redes sociales y en pocos días el impacto mediático fue increíble. Hasta el punto que a día de hoy, NMCS tiene embajadores en muchas ciudades españolas y de casi todo el mundo (Bogotá, Cancún, Caracas, Tucumán, Buenos Aires…).

Miquel Garau, fundador de NMCS.

La filosofía de NMCS es la de generar un movimiento positivo, siempre desde el respeto, haciendo amigxs y dando ejemplo. A las personas les impacta ver a alguien recogiendo lo que quizá ella misma ha tirado al suelo, por lo tanto la próxima vez se lo pensarán dos veces (esperemos…).

Los objetivos del movimiento son:

1- Concienciar a las personas sobre los daños medioambientales de las colillas.

2- Pedir a los ayuntamientos que tomen medidas: Concienciar, cartelería, ceniceros, sanciones…

3- Llevar a cabo recogidas de colillas, para mostrar el problema en distintos lugares. Impartir charlas. Ofrecer soluciones y colaborar con las instituciones.

La huella del cigarrillo

Las colillas son el primer tipo de basura en el mundo, el 30% del total.

Cada año se consumen 6 billones de cigarrillos, de los cuales 4,5 billones aproximadamente acaban en la naturaleza.

Son un residuo altamente tóxico, hasta 7.000 sustancias tóxicas y más de 70 agentes cancerígenos.

Tardan de 10 a 15 años en degradarse, no son biodegradables.

Una sola colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua dulce y hasta 10 litros de agua salada.

Con las lluvias las colillas son arrastradas a las alcantarillas, y de ahí van a parar a los ríos y mares, donde los peces las confunden con comida.

Las colillas también son causantes del 3% de los incendios forestales, 21.000 en los últimos 10 años, causando muerte de animales y bosques, dejando el territorio degradado por más de 50 años.

«Tu cigarrillo, tu responsabilidad”

Me gustaría dejar una reflexión… Si hay sanción si el/la dueñx de un/a perrx no recoge sus excrementos, ¿Por qué no la hay cuando un/una fumador/a tira su cigarrillo al suelo?

 

En antiplastic nos encantan estas iniciativas que sirven para proteger nuestros océanos, esperamos poder contaros muchas más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies